6.5.14

Emerger de las sombras...






A veces, podría ser
 que lo mejor
fuera beberse
salvajemente los néctares.
 A veces, tal vez,
lo mejor sea comerse
 salvajemente los frutos.
 Tengo conmigo y lo sé, frutos y
néctares, para comer y beber
salvajemente y, sin embargo,
escribo...
Escribir,
siempre,
es una alegría para el corazón.
Es un emerger de las sombras,
emerger de las sombras
en esas horas de escribir
de
esta vida siempre desesperada
y viva donde pequeñas palabras
van haciendo mi mundo.
Entre bellezas y ruinas, es luz:
el oleaje da los contornos
del ritmo del tiempo,
ahí navegan las letras imprecisas,
 entre las leves hojas de papel...
 Al viento... Al mar...
A la poesía...

No hay comentarios:

Publicar un comentario