20.5.14

Triste ciudad...













El día en que conocimos  la traición,
se hizo larga la noche,
las ventanas del cielo se cerraron,
y la ciudad contuvo sus alientos.
El día del repliegue de la marcha,
el día en que la simulación abominable
se destapara el rostro,
se redujo a cenizas la esperanza,
y la cobarde ciudad se asfixió
al tragarse la pena.
Sin ecos y sin rastros,
el futuro, las canciones, se perdieron.
Desnuda, con los pies agrietados,
la tristeza se arrastra en la ciudad;
la apatía domina los corazones,
y un silencio plantado como lápida,
oscuro como noche;
un terrible silencio, que transporta
el peso del sometimiento y la derrota.
cae como lluvia ácida
 sobre la triste ciudad enmudecida,..

No hay comentarios:

Publicar un comentario