7.7.14

Allá me espera...



Añoro la sopa, el pan,
las caricias de mi madre…
Día tras día
en mí crece la infancia,
y me avergüenza el dolor
y  las lágrimas de mi madre.
Y el vacío de todos
 sus besos muertos
y el misterio de todas
sus palabras vivas,
lloran el abandono
a nuestra semejanza.
pero también sonríe,
mientras me espera allá...
Sé que la mitad de mi vida
pertenece a mi difunta.
Y nadie puede arrebatársela…
 allá me espera
porque yo soy la primavera
de mi muerta...


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario