17.3.15

Habremos de irnos...












Vestido de gala
entre la tarde y el sol
bajo el ciruelo,
el Sensei
con su cara larga
de duende enfadado,
nos reunió
y nos dijo:
sepan cuidarnos,
mas si no nos aman,
y permiten que entren los extraños
al bosquecito,
habremos de irnos.
Nos llevaremos el agua
para que tengan sed
y ya no vivirán bien...
mirarán secarse los berros
acabarse los peces
presenciarán la huida de la vida
y verán desaparecer el riachuelo...
Acaso es lo que quieren...?


.


No hay comentarios:

Publicar un comentario