7.5.15

Manos...














Toma mi mano,
hazme sentir que estás cerca
en la novedad de esta hora
en que mi mano es nueva en tu mano,
y es mi mano porque tú la tomas
y mi pecho ha quedado silencioso
y como ella, anhelante,
en el banco arrobado,
suspendido por todas las estrellas...
Tu mano en que desdoblan ruiseñores
su pálido desnudo,
su ancho pecho de musgo coronado,
son manos que abren al viento reclinado
claros jazmines entre la noche oscura...

No hay comentarios:

Publicar un comentario