11.8.15

Luna menguante...
















Y después del plenilunio
la vida siguió fluyendo,
como fluye el gorgoteo
del arroyo bajo la luna menguante,
cuando los árboles duermen,
los libros de poesía se escriben
quemados en una hoguera de tinta,
los búhos bailan en sus ramas
y las sombras sueñan
con convertirse en estrellas...



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario